Prevención de enfermedades cardíacas con estos hábitos saludables

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en los Estados Unidos. La buena noticia es que puede tomar muchas medidas para evitar que una enfermedad cardíaca se manifieste o agrave. Estos cambios saludables en el estilo de vida incluyen lo siguiente:

Mantener un peso saludable

La obesidad está relacionada con múltiples afecciones que subyacen a las enfermedades cardiovasculares. El aumento de peso es una consecuencia común de las opciones no saludables del estilo de vida, incluso la falta de ejercicio y la alimentación con mucha grasa. El exceso de peso supone un mayor esfuerzo del corazón y el sistema circulatorio, que puede dar lugar a afecciones cardíacas. Si tiene sobrepeso o sufre de obesidad, conozca cuáles son sus opciones para bajar de peso. Hasta una pérdida de peso leve tiene grandes beneficios para la salud.

No fumar ni usar tabaco

Al fumar, no solo aumenta temporalmente la presión arterial sino que también pueden dañarse las arterias. Las arterias estrechadas producen hipertensión, un factor de riesgo importante de enfermedad cardíaca. Mascar tabaco tiene el mismo efecto. No es suficiente dejar de fumar o no fumar nunca. Los médicos recomiendan que las personas también deben evitar exponerse al humo de quienes fuman. Según un informe del Institute of Medicine, el humo que respira un fumador pasivo puede provocar ataques cardíacos.

Comer alimentos sanos para el corazón

Una dieta rica en frutas, verduras y granos integrales puede ayudar a proteger el corazón. Intente también comer frijoles, lácteos descremados o parcialmente descremados, carnes magras y pescado como parte de una dieta saludable. Algunas dietas populares y sanas para el corazón incluyen el plan de alimentación DASH (Enfoque dietético para detener la hipertensión) y la dieta mediterránea. Una dieta saludable debe incluir pocas grasas saturadas y trans, y bajas cantidades de azúcar y sodio. No todos los tipos de grasa son malos y, por ejemplo, las grasas en el aguacate, los frutos secos y las aceitunas resultan beneficiosas para el corazón, ya que reducen el colesterol malo.

El estrés y la salud cardíaca

El estilo de vida estresante, por lo general, lleva a beber alcohol, fumar o comer alimentos no saludables. Estas actividades están ligadas al ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y la hipertensión. Si bien los medicamentos son una opción para ayudarle a relajarse, es mejor hacer ejercicio, dejar de fumar, limitar la ingesta de alcohol y hacer un esfuerzo para comer mejor. Pregúntele a su médico sobre las técnicas para el control del estrés o la relajación, como la meditación.

Hacerse exámenes de salud con regularidad

Tanto la hipertensión como el colesterol elevado pueden descontrolarse y causarle daño en el corazón. Si no se las examinan, pueden agravarse y resultar más difíciles de tratar. Visite regularmente a su médico para detectar problemas mediante exámenes y saber cuál es el mejor paso a seguir. Los médicos hacen exámenes rutinarios en busca de algunos de los siguientes problemas: Si tiene alguna de estas afecciones, su médico puede recetarle medicamentos y sugerirle cambios saludables en su estilo de vida. Considere además hacerse un examen TC de puntuación cardíaca en McAllen Heart Hospital. Otros exámenes importantes incluyen lo siguiente:

Control de la presión arterial

Aproximadamente uno de cada tres adultos tiene presión arterial alta, también denominada hipertensión. La presión sanguínea es la fuerza que ejerce el flujo sanguíneo contra las arterias mientras el corazón bombea la sangre por todo el cuerpo. Cuando alguien tiene hipertensión, las arterias enfrentan una mayor resistencia al flujo sanguíneo. Como reacción, el corazón tiene que bombear con más fuerza para hacer circular la sangre y se eleva el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

Control del nivel de colesterol

Cuando tiene un nivel de colesterol elevado, pueden acumularse depósitos de grasa en los vasos sanguíneos, lo que dificulta que la cantidad necesaria de sangre circule por el cuerpo. Cuando el corazón no recibe la cantidad de sangre rica en oxígeno que necesita, el riesgo de que ocurra un ataque cardíaco se incrementa.

Control de la diabetes

Muchas personas con diabetes también sufren de enfermedades cardíacas. Los comportamientos que se sugieren para pacientes diabéticos también son buenos para el corazón. Por ejemplo, a las personas con diabetes se les sugiere que controlen el nivel de azúcar en sangre, hagan ejercicio y consuman alimentos saludables.

Para buscar el médico adecuado, llame a la línea informativa y de reserva de South Texas Health System al 800-879-1033.